Feb 232021
 

Invitación a crecer espiritualmente

Colaborador – P. Luis A. Rodríguez Vientós

En un ambiente de oración para iniciar la Cuaresma  se celebró  la misa del Miércoles de Ceniza en la terraza al aire libre que está junto al edificio del Centro de Estudiantes en la que participaron profesores y personal de apoyo de la comunidad.

La facultad y el personal de apoyo que asistió compartieron un ambiente de oración y reflexión que propiciaba la preparación espiritual tan importante para este tiempo de la Cuaresma.

En la homilía, el P. Luis A. Rodríguez Vientós (capellán del Recinto) destacó, entre otras cosas:

  • La inutilidad de asumir actitudes arrogantes y vanidosas pues nada de eso quedará, ya que nos convertiremos en cenizas.
  • El replantearnos nuestra vida aquí y ahora para dejar una marca buena en nuestro mundo.
  • Recordar que la Cuaresma no es el tiempo para acusarnos de lo malos que somos, sino para reconocer que estamos llamados por Cristo a morir a lo que no es de Dios para resucitar a la vida de hijos de Dios.
  • Vigilar nuestra tendencia a poner excusas para justificar actitudes y acciones personales.

El padre exhortó, al final, a vivir esta Cuaresma de manera que no sea  “otra Cuaresma más”, sino una nueva en la que todos crezcan más espiritualmente y así celebrar una Pascua  que rinda abundantes y buenos frutos.

En el acto eucarístico se mantuvieron todas las medidas de seguridad para evitar contagios como  mascarillas, desinfectante de manos y distanciamiento físico, además de las modificaciones del rito enviadas desde la Santa Sede.

Feb 222021
 

Taller virtual lleva a los estudiantes los servicios de la Biblioteca

El pasado martes 9 de febrero de 2021 se celebró un taller virtual a través de Zoom titulado El libro electrónico a tu alcance, coordinado por la Biblioteca PUCPR del recinto de Mayagüez y ofrecido por el Prof. Gerinaldo Camacho, bibliotecario del Recinto. El mismo contó con la participación de miembros de la comunidad académica y administrativa de la Universidad.

En el taller se trabajó: el acceso, la búsqueda y la utilización adecuada de los recursos de bases de datos de libros electrónicos académicos con que cuenta la Biblioteca Virtual de la Universidad para el desempeño en los cursos.

Para mayor información y adiestramiento sobre el uso de los libros electrónicos y recursos disponibles de la Biblioteca Virtual pueden acceder al siguiente enlace: https://mayaguez.pucpr.edu/vida-estudiantil/bibliotecas/ 

Feb 222021
 

Los estudiantes de Maestría en Criminología  del curso Modelos de prevención y tratamiento del recinto de Mayagüez  de la PUCPR reforzaron los conocimientos aprendidos en la clase de una forma divertida y no tradicional. 

colaboradora- Lcda. Silka A. Sepúlveda Ramos

El pasado miércoles 17 de febrero de 2021 los estudiantes del curso Modelos de Prevención y Tratamiento, llevaron a cabo una simulación de una mediación de un conflicto vecinal guiados por la profesora del curso, la Lcda. Silka A. Sepúlveda Ramos. Los estudiantes Gilberto Carrero Justiniano, Nicole Rodríguez Cruz, Orlando Muñiz Rodríguez y Laudelina Quiñones Torres fungieron como mediadores de conflictos. Estos trabajaron en parejas de comediación. Los estudiantes Jess Cabán Laracuente, Glendalys Méndez Cortés y Shamil R. Rodríguez Guzmán representaron las partes en conflicto.

“La mediación de conflictos es un diálogo asistido por un tercero neutral conocido como mediador. Es un proceso confidencial, económico y voluntario en el cual el mediador ayuda a las partes en conflicto a lograr un acuerdo mutuamente aceptable para su conflicto, luego de explorar todas las posibles soluciones. Este proceso no es adjudicativo. El rol principal de la mediación es promover la participación de las partes en la solución de sus conflictos, detener el quebrantamiento de la relación existente y hacer que las partes asuman responsabilidad en el cumplimiento de los acuerdos” señaló la Lcda. Sepúlveda Ramos.

La mediación es un proceso importante que evita litigios en corte puesto que, luego de utilizar la mediación, una controversia culmina si todas las partes afectadas participan y suscriben un acuerdo. En el acuerdo se encuentra expresado el consenso de las partes para la solución de la controversia.

Los estudiantes que participaron en esta innovadora actividad  manifestaron su agrado por la experiencia educativa y mostraron interés en continuar aprendiendo sobre este tema de vital importancia para la sociedad puertorriqueña.

Feb 192021
 

Papa Francisco comparte mensaje para la Cuaresma

Queridos hermanos y hermanas:

Cuando Jesús anuncia a sus discípulos su pasión, muerte y resurrección, para cumplir con la voluntad del Padre, les revela el sentido profundo de su misión y los exhorta a asociarse a ella, para la salvación del mundo.

Recorriendo el camino cuaresmal, que nos conducirá a las celebraciones pascuales, recordemos a Aquel que «se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz» (Flp 2,8). En este tiempo de conversión renovemos nuestra fe, saciemos nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y recibamos con el corazón abierto el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo.

En la noche de Pascua renovaremos las promesas de nuestro Bautismo, para renacer como hombres y mujeres nuevos, gracias a la obra del Espíritu Santo. Sin embargo, el itinerario de la Cuaresma, al igual que todo el camino cristiano, ya está bajo la luz de la Resurrección, que anima los sentimientos, las actitudes y las decisiones de quien desea seguir a Cristo.

El ayuno, la oración y la limosna, tal como los presenta Jesús en su predicación (cf. Mt 6,1-18), son las condiciones y la expresión de nuestra conversión. La vía de la pobreza y de la privación (el ayuno), la mirada y los gestos de amor hacia el hombre herido (la limosna) y el diálogo filial con el Padre (la oración) nos permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante.

La fe nos llama a acoger la Verdad y a ser testigos, ante Dios y ante nuestros hermanos y hermanas.

En este tiempo de Cuaresma, acoger y vivir la Verdad que se manifestó en Cristo significa ante todo dejarse alcanzar por la Palabra de Dios, que la Iglesia nos transmite de generación en generación. Esta Verdad no es una construcción del intelecto, destinada a pocas mentes elegidas, superiores o ilustres, sino que es un mensaje que recibimos y podemos comprender gracias a la inteligencia del corazón, abierto a la grandeza de Dios que nos ama antes de que nosotros mismos seamos conscientes de ello. Esta Verdad es Cristo mismo que, asumiendo plenamente nuestra humanidad, se hizo Camino —exigente pero abierto a todos—que lleva a la plenitud de la Vida.

El ayuno vivido como experiencia de privación, para quienes lo viven con sencillez de corazón lleva a descubrir de nuevo el don de Dios y a comprender nuestra realidad de criaturas que, a su imagen y semejanza, encuentran en Él su cumplimiento.

Haciendo la experiencia de una pobreza aceptada, quien ayuna se hace pobre con los pobres y “acumula” la riqueza del amor recibido y compartido. Así entendido y puesto en práctica, el ayuno contribuye a amar a Dios y al prójimo en cuanto, como nos enseña santo Tomás de Aquino, el amor es un movimiento que centra la atención en el otro considerándolo como uno consigo mismo (cf. Carta enc. Fratelli tutti, 93).

La Cuaresma es un tiempo para creer, es decir, para recibir a Dios en nuestra vida y permitirle “poner su morada” en nosotros (cf. Jn 14,23). Ayunar significa liberar nuestra existencia de todo lo que estorba, incluso de la saturación de informaciones —verdaderas o falsas—y productos de consumo, para abrir las puertas de nuestro corazón a Aquel que viene a nosotros pobre de todo, pero «lleno de gracia y de verdad» (Jn 1,14): el Hijo de Dios Salvador.

La esperanza como “agua viva” que nos permite continuar nuestro camino

La samaritana, a quien Jesús pide que le dé de beber junto al pozo, no comprende cuando Él le dice que podría ofrecerle un «agua viva» (Jn 4,10).

Al principio, naturalmente, ella piensa en el agua material, mientras que Jesús se refiere al Espíritu Santo, aquel que Él dará en abundancia en el Misterio pascual y que infunde en nosotros la esperanza que no defrauda. Al anunciar su pasión y muerte Jesús ya anuncia la esperanza, cuando dice: «Y al tercer día resucitará» (Mt 20,19).

Jesús nos habla del futuro que la misericordia del Padre ha abierto de par en par. Esperar con Él y gracias a Él quiere decir creer que la historia no termina con nuestros errores, nuestras violencias e injusticias, ni con el pecado que crucifica al Amor.

Significa saciarnos del perdón del Padre en su Corazón abierto. En el actual contexto de preocupación en el que vivimos y en el que todo parece frágil e incierto, hablar de esperanza podría parecer una provocación.

El tiempo de Cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos (cf. Carta enc. Laudato si’, 32-33;43-44).

Es esperanza en la reconciliación, a la que san Pablo nos exhorta con pasión: «Os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Co 5,20). Al recibir el perdón,en el Sacramento que está en el corazón de nuestro proceso de conversión, también nosotros nos convertimos en difusores del perdón: al haberlo acogido nosotros, podemos ofrecerlo, siendo capaces de vivir un diálogo atento y adoptando un comportamiento queconforte a quien se encuentra herido. El perdón de Dios, también mediante nuestras palabras y gestos, permite vivir una Pascua de fraternidad.

En la Cuaresma, estemos más atentos a «decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan», en lugar de «palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian» (Carta enc. Fratelli tutti [FT], 223).

A veces, para dar esperanza, es suficiente con ser «una persona amable, que deja a un lado sus ansiedades y urgenciaspara prestar atención, para regalar una sonrisa, para decir una palabra que estimule, para posibilitar un espacio de escucha en medio de tanta indiferencia» (ibíd., 224).

En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración (cf. Mt 6,6) y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura.

Vivir una Cuaresma con esperanza significa sentir que, en Jesucristo, somos testigos del tiempo nuevo, en el que Dios “hace nuevas todas las cosas” (cf. Ap 21,1-6).

Significa recibir la esperanza de Cristo que entrega su vida en la cruz y que Dios resucita al tercer día, “dispuestos siempre para dar explicación a todoel que nos pida una razón de nuestra esperanza” (cf. 1 P 3,15).

La caridad, vivida tras las huellas de Cristo, mostrando atención y compasión por cada persona, es la expresión más alta de nuestra fe y nuestra esperanza.

La caridad se alegra de ver que el otro crece. Por este motivo, sufre cuando el otro está angustiado: solo, enfermo, sin hogar, despreciado, en situación de necesidad… La caridad es el impulso del corazón que nos hace salir de nosotros mismos y que suscita el vínculo de la cooperación y de la comunión.

«A partir del “amor social” es posible avanzar hacia una civilización del amor a la que todos podamos sentirnos convocados. La caridad, con su dinamismo universal, puede construir un mundo nuevo, porque no es un sentimiento estéril, sino la mejor manera de lograr caminos eficaces de desarrollo para todos» (FT, 183).

La caridad es don que da sentido a nuestra vida y gracias a este consideramos a quien se ve privado de lo necesario como un miembro de nuestra familia, amigo, hermano. Lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca, sino que se transforma en una reserva de vida y de felicidad. Así sucedió con la harina y el aceite de la viuda de Sarepta, que dio el pan al profeta Elías (cf. 1 R 17,7-16); y con los panes que Jesús bendijo, partió y dio a los discípulos para que los distribuyeran entre la gente (cf. Mc 6,30-44). Así sucede con nuestra limosna, ya seagrande o pequeña, si la damos con gozo y sencillez.

Vivir una Cuaresma de caridad quiere decir cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia deCOVID19. En un contexto tan incierto sobre el futuro, recordemos la palabra que Dios dirige a su Siervo: «No temas, que te he redimido» (Is 43,1), ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo.

«Sólo con una mirada cuyo horizonte esté transformado por la caridad, que le lleva a percibir la dignidad del otro, los pobres son descubiertos y valorados en su inmensa dignidad, respetados en su estilo propio y en su cultura y, por lo tanto, verdaderamente integrados en la sociedad» (FT, 187).

Queridos hermanos y hermanas: Cada etapa de la vida es un tiempo para creer, esperar y amar. Este llamado a vivir la Cuaresma como camino de conversión y oración, y para compartir nuestros bienes, nos ayuda a reconsiderar, en nuestra memoria comunitaria y personal, la fe que viene de Cristo vivo, la esperanza animada por el soplo del Espíritu y el amor, cuya fuente inagotable es el corazón misericordioso del Padre.

Que María, Madre del Salvador, fiel al pie de la cruz y en el corazón de la Iglesia, nos sostenga con su presencia solícita, y la bendición de Cristo resucitado nos acompañe en el camino hacia la luz pascual.

Roma, San Juan de Letrán, 11 de noviembre de 2020, memoria de san Martín de Tours.

Francisco

Feb 172021
 

Compartimos guías básicas para que puedes acceder tus cursos en sus diversas modalidades

El Instituto de Educación Virtual continúa ofreciendo apoyo técnico relacionado al manejo de los cursos presenciales a distancia, híbridos y en línea. Si deseas aclarar alguna duda, conéctate a través de la sala virtual de Zoom, usando el Meeting ID 623 989 886, en los siguientes horarios:

  • Lunes a jueves de 8:30 am a 12:00 pm y de 1:00 pm a 5:00 pm
  • Viernes de 8:30 am a 4:00 pm
Feb 122021
 

Continuamos acompañándote en modalidad virtual, a través de la plataforma Zoom, para que alcances tus metas

El personal de las oficinas de servicio se encuentra disponible para atenderte y ayudarte de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Recuerda que continuamos contigo y estamos comprometidos en que logres el éxito académico que te has propuesto. En La Católica de Mayagüez, ¡seguimos forjando Pioneros!

A través de videoconferencia en esta plataforma en línea o del cuadro telefónico (787-834-5151) podrás dialogar cualquier situación y recibir ayuda con nuestro personal de apoyo de las siguientes oficinas:

  • Admisiones y Reclutamiento – Ext. 5027/5059
  • Asistencia Económica – Ext. 5033/5084
  • Registro – Ext. 5030
  • Tesorería – Ext. 5031
  • Consejería Profesional y Orientación – Ext. 5024/5025
  • Apoyo Emocional – Ext. 5034
  • Capellanía – Ext. 5026
  • Técnicos de Sistema – Ext. 5046

Si necesitas asistencia en tus clases, ponte en contacto con nuestros estudiantes- tutores. Conoce sus horarios de servicio en el siguiente enlace: https://mayaguez.pucpr.edu/vida-estudiantil/servicios-estudiantiles/desarrollo-academico-estudiantil/.

La biblioteca está ofreciendo sus servicios a través de https://pucpr.zoom.us/j/7239799410 También puedes llenar el formulario de servicio disponible en https://mayaguez.pucpr.edu/vida-estudiantil/bibliotecas/.

Si necesitas tu tarjeta de identificación universitaria puedes solicitarla en https://mayaguez.pucpr.edu/formularios/solicitud-de-tarjeta-de-identificacion-en-linea/.

Para restaurar tus cuentas de acceso tecnológico (portal universitario- Acceso Pionero, cursos presenciales en línea, híbridos y completamente en línea, correo electrónico) puedes contactar al equipo de tecnología a los correos electrónicos wilfredo_gonzalez@pucpr.edu, rsantiago@pucpr.edu, alejandro_pares@pucpr.edu, o llamar al teléfono 787-834-5151 exts. 5090, 5046 o 5071.

Para más información contacto con nuestras oficinas de servicio y apoyo (teléfono, correos electrónicos o zoom) revisa el directorio en https://mayaguez.pucpr.edu/vida-estudiantil/directorio-de-servicios/ o escríbenos a aestudiantiles@pucpr.edu.

Feb 022021
 

Padre obispo Rubén González Medina, cmf, presidió la eucaristía

En la mañana del jueves 28 de enero de 2021, día de la fiesta de santo Tomás de Aquino, se celebró en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico la Misa de de Acción de Gracias para conmemorar el trigésimo aniversario de la concesión del título de Pontificia y para dar inicio al semestre académico. La eucaristía fue presidida por padre Rubén A. González Medina, obispo de la diócesis de Ponce y gran canciller de la PUCPR. En su homilía el obispo indicó “Como Pontificia Universidad Católlica nuestra tarea es educar en la sabiduría, sabiduría que nos llene de esperanza y nos invite a la transformación de la lógica estéril y paralizante de la indiferencia. Deseamos formar líderes que estén dispuestos a colaborar y a construir juntos un futuro de justicia y paz, una vida digna para cada persona”.

“La educación se propone como el antídoto natural a la cultura individualista, que a veces degenera en un verdadero culto al yo y a la primacía de la indiferencia. Nuestro futuro no puede ser la división, el empobrecimiento de las facultades de pensamiento y de imaginación, debe ser de escucha, de diálogo y de comprensión mutua. Hoy se necesita una etapa renovada de compromiso educativo, que involucre a todos los componentes de la sociedad y nosotros estamos dispuestos a colaborar en este proyecto. ¡Animo Pioneros!” añadió.

La misa se celebró desde el estacionamiento aledaño a la pista atlética de la Institución y los asistentes disfutaron la celebración eucaristica desde sus vehículos.

Construyamos en nuestra Universidad una auténtica amistad social. Mensaje del presidente, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho, durante la Misa de Inicio de Curso.

El 28 de enero, fiesta de santo Tomás de Aquino, tiene un significado muy especial en nuestra Universidad. Santo Tomás de Aquino se propone como el patrón de las universidades católicas. A nivel personal, esta fecha también es muy importante para mi pues, aunque inicié mi presidencia el 1 de noviembre de 2009, mi investidura como presidente se realizó el 28 de enero de 2010.

Mi mensaje en esta ocasión lo centraré en las propuestas del papa Francisco en la importante encíclica Fratelli tutti sobre la fraternidad y la amistad social. Nos dice la encíclica que Fratelli tutti era la expresión que san Francisco de Asís utilizaba “para dirigirse a todos los hermanos y las hermanas, y proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio”.

Dirijo mi atención, a manera de propuesta personal y comunitaria del santo padre, a dos capítulos en particular: los capítulos cinco y seis. El capítulo quinto tiene como título “La mejor política” y el capítulo sexto, “Diálogo y amistad social”. Veamos algunos pensamientos plasmados en el capítulo quinto.

Comienza el santo padre destacando el valor de la mejor política. Discernir sobre la mejor política es muy importante al iniciar nuevos gobiernos en Puerto Rico y Estados Unidos. Escuchemos “Para hacer posible el desarrollo de una comunidad mundial, capaz de desarrollar la fraternidad a partir de pueblos y naciones que vivan la amistad social, hace falta la mejor política puesta al servicio del verdadero bien común”. Esta propuesta a nivel mundial también tiene mucho valor a nivel comunitario si aspiramos a vivir una amistad social comunitaria.

Continúa el papa destacando la centralidad de la atención de los débiles y de las culturas. Resulta interesante que ate la mejor política a estos dos énfasis. Aunque reconoce la dificultad de lograrlo, plantea que se debe aspirar “a un mundo abierto que tenga lugar para todos, que incorpore a los más débiles y que respete las diversas culturas”. Presenta la urgencia de valorar el sentido de pueblo, una urgencia muy importante para Puerto Rico. Los hechos recientes en los EE.UU. también han destacado este desafío. Dentro de la amplia diversidad cultural de ese país, ¿qué y cómo se constituye el pueblo de los Estados Unidos? Insiste el papa “Ser parte de un pueblo es formar parte de una identidad común, hecha de lazos sociales y culturales”. Lo mismo podemos decir de la identidad comunitaria en nuestra Universidad. ¿Cómo se constituye nuestra identidad como una Universidad Católica y Pontificia? ¿Cómo se cuida y fortalece?

Para aspirar y lograr una mayor y mejor amistad social hace falta un fuerte liderazgo. Y el santo padre nos recuerda que el “inmediatismo” degrada al liderazgo popular. Más que responder a exigencias populares, hay que poner las miras en “avanzar en una tarea ardua y constante que genere a las personas los recursos para su propio desarrollo, para que puedan sostener su vida con su esfuerzo y creatividad.”. Esta propuesta es muy importante para nuestra Universidad, pues nos invita a examinar los procesos formativos que ofrecemos a nuestros estudiantes.

El papa nos propone la caridad como la manera de marchar eficazmente hacia la “transformación de la historia que exige incorporarlo principalmente todo: las instituciones, el derecho, la técnica, la experiencia, los aportes profesionales, el análisis científico, los procedimientos administrativos”. Es muy interesante cómo sintetiza la caridad “El amor al prójimo es realista y no desperdicia nada que sea necesario para una transformación de la historia que beneficie a los últimos”. Y la caridad requiere “un cambio de los corazones humanos, en los hábitos y en los estilos de vida”. La educación tiene un papel central en este proceso “La tarea educativa, el desarrollo de hábitos solidarios, la capacidad de pensar la vida humana integralmente, la hondura espiritual, hacen falta para dar calidad a las relaciones humanas, de tal modo que sea la misma sociedad la que reaccione ante sus inequidades…”.

La amistad social va de la mano del diálogo y el capítulo sexto se titula ¨Diálogo y amistad social¨. El inicio del capítulo marca los lineamientos principales para construir este fundamento de la amistad social. Escuchemos al papa Francisco “Acercarse, expresarse, escucharse, mirarse, conocerse, tratar de comprenderse, buscar puntos de contacto, todo eso se resume en el verbo dialogar”. Para encontrarnos y ayudarnos mutuamente debemos dialogar. ¡Qué gran propuesta nos hace el santo padre al iniciar este nuevo semestre en la Universidad! El diálogo se propone como el camino para “construir el bien común”. Y no todo diálogo es diálogo…” El auténtico diálogo social supone la capacidad de respetar el punto de vista del otro aceptando la posibilidad de que encierre algunas convicciones o intereses legítimos. Desde su identidad, el otro tiene algo que aportar, y es deseable que profundice y exponga su propia posición para que el debate público sea más completo todavía”.

Finalizo este mensaje con la invitación que el papa nos hace al final del capítulo sexto… debemos “recuperar la amabilidad”. Escuchemos, “La amabilidad es una liberación de la crueldad que a veces penetra las relaciones humanas, de la ansiedad que no nos deja pensar en los demás, de la urgencia distraída que ignora que los otros también tienen derecho a ser felices… Pero de vez en cuando aparece el milagro de una persona amable, que deja de lado sus ansiedades y urgencias para prestar atención, para regalar una sonrisa, para decir una palabra que estimule, para posibilitar un espacio de escucha en medio de tanta indiferencia”.

Al iniciar esta nueva jornada los invito a que juntos construyamos en nuestra Universidad una auténtica amistad social anclada en la caridad y en el diálogo.

Jan 252021
 

Pontificia Universidad Católica  provee tabletas con data y distribuye fondos federales

Este semestre académico la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR) estará distribuyendo sobre $6.3 millones en ayudas suplementarias a sus estudiantes para que puedan enfrentar los gastos relacionados con la pandemia provocada por el COVID-19.

“Todo estudiante que tenga matrícula activa al 21 de febrero recibirá esta ayuda. No es necesario solicitar la misma, ya que le llegará de forma automática. Estos fondos provienen de una asignación del Departamento de Educación Federal a través del programa de estímulo que complementa los asignados bajo el Coronavirus Response and Relief Supplemental Appropriations Act (CRRSAA)” indicó el vicepresidente de Finanzas y Administración de la PUCPR, Lcdo. José Frontera Agenjo. Según explicó “Los estudiantes subgraduados estarían recibiendo entre $550 y $875. Los estudiantes graduados, recibirán entre $575 y $895 y los matriculados en la Escuela de Derecho entre $595 y $915. Los criterios determinantes para la asignación de fondos son programa/costo de estudios y el nivel de EFC de asistencia económica”.

Esta ayuda se suma a otros esfuerzos institucionales que la PUCPR está realizando para facilitar a los estudiantes la continuidad de sus estudios, a pesar de la pandemia. “La Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico continúa su paso para fortalecer su infraestructura tecnológica y proveerles los recursos tecnológicos a los estudiantes. Entre estos esfuerzos se encuentra la disponibilidad, libre de costo, de tabletas con conexión a internet para estudiantes que no cuenten con este servicio. Nuestro interés es que cada estudiante tenga un acceso ininterrumpido a su educación, por lo que no hemos escatimado en esfuerzos ni en recursos para apoyarlos. Estos equipos se les facilitarán a estudiantes cualificados en calidad de préstamo. Esto es un esfuerzo que venimos trabajando desde el semestre pasado” recalcó Frontera Agenjo. Todo aquel estudiante que enfrente problemas con conexión a Internet o necesite tabletas con data, puede comunicarse al Decanato de Asuntos Estudiantiles al correo electrónico aestudiantiles@pucpr.edu o al teléfono 787-834-5151 ext. 5016.

“Este semestre volvemos a apoyar a los estudiantes con este gran esfuerzo tecnológico. Actualmente contamos con 700 tabletas disponibles, para asegurar que nuestros estudiantes cuenten con las herramientas para continuar sus estudios”, reafirmó el vicepresidente.

El semestre pasado la Universidad entregó 1,300 tabletas con servicio de data incluido a aquellos estudiantes que no contaban con este tipo de dispositivo para conectarse a sus clases.  Igualmente, se distribuyeron 500 computadoras portátiles a los profesores de los tres recintos para que las utilizaran desde sus oficinas y salones de clase.

El licenciado José Frontera Agenjo recordó “el proceso de matrícula continúa disponible hasta el 29 de enero de 2020.  Actualmente el equipo de La Católica ofrece apoyo remoto mediante salas individualizadas para ayudar a los estudiantes en el proceso de matrícula.  Puede acceder a https://mayaguez.pucpr.edu/proceso-de-matricula/la-matricula-ha-comenzado/ para participar en vivo de las salas virtuales o escribir a admisionesmayaguez@pucpr.edu. Igualmente, los futuros Pioneros podrán lograr sus metas académicas y ser admitidos y matriculados en La Católica sin haber tomado el College Board”, enfatizó.

Jan 192021
 

Pionero, estamos contigo

Saludos Pionero. El proceso para validar matrícula ha sido extendido. Aún estás a tiempo para completar el mismo. Si no has completado tu validación, compartimos información valiosa para ti.

Tienes hasta el miércoles 20 de enero de 2021 a las 11:59 p.m. Recuerda que puedes realizar cambios y ajustes antes de validar. El jueves 21 de enero se borrarán los cursos que no se hayan validado.

El jueves 21 de enero comienza la matrícula tardía, cambios y ajustes y se extenderá hasta el viernes 29 de enero. Todo el proceso de validación y pago se tramitará por el sistema de Acceso Pionero, disponible en todo momento. Para asistencia con las oficinas de servicio, puede acceder al siguiente enlace: https://pucpr.zoom.us/j/99539010635?pwd=VnNJb3Q4dlhqeEtNY011NUpaaVdjZz09#success.

Si tiene alguna duda sobre validación de matrícula o el proceso de pago, puedes escribir a tesoreriamayaguez@pucpr.edu o llamar al 787-834-5151 ext. 5033.


Compartimos los siguientes recursos informativos para su conveniencia.